FANDOM


Breve historia. Hace mucho tiempo, antes de que todos los reinos de Thalesia que hoy conocemos existieran siquiera como una idea, nació hombre llamado Haldor Jerker. Su hogar se encontraba en lo que actualmente son los bosques de Helcëdôr, y su gente sobrevivía año tras año a los duros inviernos del norte gracias a la caza y la pesca.  El día que Haldor cumplía 32 años, una edad muy avanzada tanto para su época como para la nuestra, antes del amanecer, un destello de luz que parecía salir del bosque le despertó. Haldor decidió seguir el haz de luz, intrigado, buscando su origen. Recorrió el bosque durante horas, siguiendo el destello, fascinado con su brillo, hasta llegar a un claro donde súbitamente desapareció. Haldor miró a su alrededor, despertando del hechizo del haz, sorprendido y extrañado, intentando saber dónde estaba y qué caminos había recorrido para llegar allí. Mientras paseaba por el claro, mirando el bosque que le rodeaba, el haz de luz volvió, esta vez desde el cielo e iluminando todo el espacio con su claridad plateada. Haldor sintió una brisa cálida envolviendo su cuerpo, y oyó una suave voz susurrarle al oído: “Los Dioses te han elegido. Es hora de que los seres que pueblan esta tierra vuelvan a creer en los verdaderos dioses creadores. Lleva nuestra historia y nuestra palabra por todo el continente, Haldor” Mientras las últimas palabras se desvanecían en la brisa, un pesado libro apareció en sus manos, portando la historia de la creación de Thalesia y de todas las criaturas que aquí conviven. Haldor se tomó su misión muy en serio, aunque a los gobernantes del reino en el que se encontraba su aldea no les gustó demasiado su osadía. Así pues, quemaron su aldea y tanto él como toda su familia fueron ahogados en lo que conocemos como el Mar Interior.  Sin embargo, sus experiencias y su voz no pudieron ser exterminadas, y la Orden de Lossöth continúa su misión, llevando a todos los rincones de Thalesia la historia y la voluntad de los Dioses verdad


Durante los siglos la Orden de Lossöth ha sido permanentemente perseguida por los reinos que dominaban la región. Sin embargo, tras cada exterminio, siempre quedaba una pequeña ascua que encendía la llama de Ann de nuevo, esparciendo su palabra nuevamente por los corazones de las gentes.  Tras la última persecución, los pocos seguidores que quedaron se escondieron en los bosques que tan bien conocían, y allí permanecieron hasta que, en el año 126, la revuelta encabezada por Enolthar Vähn Drük permitió que los miembros de la Orden dejaran de vivir escondidos.  Enolthar encabezó la rebelión movido por la fe en los Dioses. El fuego sagrado de Ashêrâh llameaba en su corazón, y con esa pasión fue con la que derrotó a sus enemigos y convirtió a la Orden de Lossöth en la religión oficial de su nuevo reino, Helcëdôr. La dirigente actual de la Orden de Lossöth es Sadachd, quien sucedió al anterior líder, Einar, fallecido en la última masacre en el año 120 de la era actual.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.